Publicado: 12 de Noviembre de 2015

Bares demasiado ruidosos para sus empleados

Muchos trabajadores de bares, pubs o discotecas se ven expuestos durante horas a niveles de ruido nocivos para su salud sin que se tomen medidas para evitarlo.

Los decibelios que se alcanzan en un concierto no son saludables. 

Al salir de bares y discotecas ya se sabe lo que ocurre, no se puede oír ni una palabra porque la música está demasiado alta. Si a un usuario le ocurre eso, imagínese lo que le puede pasar a un empleado, que se pasa horas en el «ruidoso local». Las personas que trabajan en bares, discotecas o clubes nocturnos, según un estudio que publica International Journal of Noise & Health, soportan niveles de ruido peligrosamente altos, lo que los sitúa en un mayor riesgo de pérdida auditiva.

El trabajo realizado en Irlanda advierte que la exposición promedio diaria de las personas analizadas en el estudio, que trabajaban en promedio 20 horas por semana, fue de 92 decibelios -a partir de 85dB deben usarse tapones-. Además, la potencia del ruido aumentaba entre las 11:30 p.m. y la 1 a.m. en un promedio de 7 decibelios -un incremento de tres decibelios equivale a duplicar el nivel de presión del sonido-. Estos datos coinciden con los obtenidos en otros estudios realizados en Dinamarca o EE.UU. -un reciente estudio en Dinamarca encontró niveles de más 100dB-.

La autora del estudio Aoife Kelly, del Instituto de Tecnología de Dublín, avisa que, con el tiempo, una exposición al ruido mayor de 85 decibelios durante ocho horas al día puede llevar a una pérdida permanente de la audición.

Calidad de vida

Lo cierto es que el ruido puede acortar nuestra vida. Según la Comisión Europea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), por culpa del ruido, cada año los europeos pierden 1,6 millones de años de vida saludable.

El ruido del tráfico, los transportes, así como las formas de ocio ruidosa- conciertos o discotecas- son las principales causa de ruido en España. De hecho, según el informe «Ruido y Salud» elaborado por el Observatorio Salud y Medio Ambiente DKV Seguros-GAES con la colaboración de la Fundación Ecología y Desarrollo (ECODES), España es el segundo país más ruidoso del mundo, después de Japón, y el que tiene un mayor índice de población expuesta a altos niveles de ruido, con más de 9 millones de ciudadanos que soportan niveles no recomendados para la salud. Perder audición Está comprobado que la exposición continuada a altos niveles de ruido tiene una relación directa con la pérdida de audición. Hasta ahora la principal causa de trastornos auditivos provocados por el ruido ha sido la exposición continuada en el entorno laboral durante 8 horas diarias a niveles que podían superar los 80dB sin utilizar las protecciones adecuadas para proteger los oídos. Sin embargo, en los últimos años los especialistas alertan de la aparición de casos cuyo origen son otros factores, principalmente hábitos como por ejemplo el uso de reproductores de música con auriculares a volúmenes excesivamente elevados, o la exposición a altos índices de ruido en bares, discotecas o conciertos. Estos factores además de provocar un aumento de los casos, han hecho que la pérdida auditiva aparezca a edades más tempranas, ya que suelen ser hábitos más frecuentes entre personas jóvenes.

Se calcula que un 20% de la población española, más de 9 millones de personas, conviven con niveles de ruido que sobrepasan los niveles considerados adecuados para la salud humana. Y casi 20 millones podrían estar sometidos a índices menores, pero que también pueden causar molestias en nuestra salud si estamos expuestos durante largos períodos de tiempo.

Auriculares

Así según diversos estudios entre un 5 y un 10% de las personas que suelen escuchar música con auriculares pueden adelantar la aparición de problemas auditivos 20 años, manifestándose los trastornos típicos de personas de 60 años ya a los 40 años. Para prevenir la aparición precoz de la pérdida auditiva los especialistas recomiendan hacer uso de este tipo de aparatos con algunas limitaciones, como no utilizarlos más de 1 hora al día y no superar el 60% de su volumen.

Leyes desconocidas

En el estudio publicado International Journal of Noise & Health se señala otro dato preocupante: muchos responsables de clubes nocturnos de Irlanda no conocen las regulaciones sobre el ruido y no intentan proteger la salud y la seguridad de sus empleados mediante pruebas de audición y entrenamiento en concienciación sobre el ruido. De hecho, tan solo había hecho un estudio de riesgo, y ninguno ofrecía a los empleados pruebas de oído, ni entrenaban al personal sobre los riesgos de salud de la exposición al ruido.

Y aunque las leyes sobre seguridad laboral de la Unión Europea obligan a que se provea seguridad auditiva a los trabajadores expuestos a más de 85 decibelios, solo dos clubes ofrecían esta protección. En realidad, solo uno exigía a los empleados que la usaran.